martes, 8 de junio de 2010

114.- VILLA TARSILA - LUARCA (VALDÉS)

Construida entre 1.893 y 1.894 para el indiano Ramón Rodríguez Avello, natural de Barcia, como casa de veraneo. El proyecto es del arquitecto Juan Miguel de la Guardia que la diseña en un estilo ecléctico neorrenacentista y a diferencia de otras casonas ésta se sitúa en el centro de Luarca, en una nueva zona de ensanche paralela al río Negro. Es conocida por los nombres de Villa Tarsila en honor a la esposa de D. Ramón, Tarsila Villar, o Villa Guatemala por el país donde hizo fortuna. En el interior de la vivienda destacan las pinturas de los techos, obra del pintor Tomás García Sampedro y en el exterior la portada a la que se accede desde una escalera de arranque circular que se divide en dos tramos.
Como curiosidad la hija del matrimonio Josefa Rodríguez y Villar se casó con Gumersindo Rico González que en 1.924 fue uno de los artífices junto con Sosthenes Behn, presidente de la ITT, de la fundación de la Compañía Telefónica Nacional de España, de la que fue secretario general del Consejo de Administración.
En la actualidad el edificio pertenece al Ministerio de Trabajo e Inmigración, siendo utilizado como sede de la Tesorería General de la Seguridad Social en Luarca.












Interior




33 comentarios:

  1. GUMERSINDO RICO, FUNDADOR DE LA TELEFONICA NACIONAL DE ESPANA, GENTILHOMBRE DE CAMARA DEL REY ALFONSO XIII CONTRAJO MATRIMONIO A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX CON LA HIJA DE LOS PROPIETARIOS RAMON RODRIGUEZ ABELLO-LLANO Y TARSILA VILLAR EN EL ORATORIO DE LA CASA DONDE RESIDIO MUCHAS VECES EL ALCALDE DE MADRID CONDE DE PENALVER EMPARENTADO CON LOS DUENOS POR PARTE DE LAS ESPOSAS DE AMBOS

    ResponderEliminar
  2. Cuanto recuerdos... aquellos pasos en el corredor de la infancia y la juventud... estamos
    a la busqueda de un tiempo perdido

    ResponderEliminar
  3. Una forma de recuperar ese tiempo perdido sería relatándonos alguno de esos recuerdos.Gracias por participar en el blog.

    ResponderEliminar
  4. EL CONDE DE PENALVER, ALCALDE QUE FUE DE MADRID
    Y ARTIFICE DE LA GRAN VIA, PASABA TEMPORADAS EN
    VILLA TARSILA PORQUE HACIA CAMPANA ELECTORAL COMO CANDIDATO A DIPUTADO A CORTES... TANIA UN CUARTO PARA EL QUE DENOMINABAN EL CUARTO DEL CONDE. ESTABA CASADO CON M DEL SOCORRO GARCIA DE PAREDES, DUENA DE LA CASONA DE TRASONA EN AVILES
    Y PARIENTA DE LA DUENA DE VILLA TARSILA

    ResponderEliminar
  5. He encontrado este enlace del ABC donde se recuerda al Conde de Peñalver: http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1966/02/05/011.html

    ResponderEliminar
  6. los frecos del comedor y del salon estan deteriorados, el del salon japones estan muy bien, la casa por dentro estaba pintada a estuco imitando marmol, algo se ve en alguna de las fotografias, por el jardin corrio uno de los primeros bugatis infantiles que hubo en los anos 30 con marcha atras y no se si primera y segunda, andaba como un tiro, por el jardin los ninos jugaban a las procesiones de Semana Santa, tan famosas en Luarca y con los objetos de la capilla a las "misas"... habia una caja de musica muy bonita que tocaba Norma, Carmen, etc.... en la sala de billar los nietos acabaron con los palos y el tapete verde, en el despacho colgaba una boa disecada, recuerdo de AMERICA....

    ResponderEliminar
  7. Me imagino que yo soy uno de esos nietos a los que te refieres que acabó con más de un palo de billar... Del Bugatti infantil me acuerdo yo perfectamante-- estaba abandonado en el sótano. Por cierto, no eran ni copias ni imitaciones-- eran Bugattis de verdad, construidos en la fábrica de Ettore Bugatti allá por 1930 para los hijos de la élite Europea. No tienen precio hoy en día (aun sin restaurar) y son auténticas piezas de coleccionista-- de vez en cuando sale uno a subasta aquí en EE.UU. Ay, si lo hubiésemos conservado. Qué lástima...

    ResponderEliminar
  8. este comentario lo ha debido de escribir un biznieto de don Ramon, un hijo de Gumersindo Rico, nieto de Tarsila y Ramon, que fue embajador de Espana en Mauritania, Argelia y
    Cuba, cuya hija Valeria es Presidente de LEXICON una compania con sede en LOS ANGELES para aprender ingles. Una biznieta de los duenos de la casa Marisol Lavina es la mujer del actual embajador de Espana en Filipinas, es nieta de Mario Rodriguez Villar,uno de los 4 hijos del matrimonio que
    fueron duenos de la casa y en la que vivieron
    los descendientes hasta que fue vendida

    ResponderEliminar
  9. por esa casa desfilaron muchas personalidades de la historia de Espana del primer cuarto de siglo del XX

    ResponderEliminar
  10. Me acuerdo de los desayunos en la cama con mi abuela. Ella me cantaba zarzuelas mientras yo me ponía ciega de chocolate y magadalenas. Esa cama aun la tiene mi tía y no puedo dormir en ella sin sentir el abrazo de mi abuela y ver los pinos de Villa Tarsila tras el ventanal y la cortina de seda gris perla. Recuerdo la emoción de los juegos de policías y ladrones al oscurecer, corriendo como loca por esos jardines más bellos aun por estar salvajes y abandonandos que por cualquier manicura que los acicale hoy en día. Aun me cosquillean las piernas cuado pienso en subir y bajar esa escalera de caracol del servicio que me parecía tan oscura y que todavía sospecho completamente posible cuente con acceso directo al infierno. Me sigue impresionando aquella enorme piel de serpiente disecada en el despacho del bisabuelo, y qué decir de la interminable colección de bastones de los tíos y abuelos en el paraguero de la entrada, que siguen siendo la perfecta oportunidad para un juego sin cuartel de espadachines. Sigo viendo las buganvillas abrazadas al cuarto de Tia Emilia y, hoy, sus parientes lejanas trepan las paredes de mi propio cuarto. La casa es ahora un edifico profesional y bien mantenido que se vuelca hacia mí con ansias de compartir recuerdos de una infancia repleta de fechorias y felicidad. Esas habitaciones tan ordenadas y públicas son recuerdos entrañable de mi niñez, que según se aleja más, la recuerdo más. Sé que en algún recoveco--tal vez en las cocheras donde me imaginaba la princesa del torreón, o en la fuente trasera donde tanta naranja amarga comía mientras ayudaba a Mercedes a tender la ropa, o quizá por alguna esquina de ese mirador que se descalabraba todos los días un poquito más mientras yo me perdía entre mil libros y fantasias- sé que en algunos de esos rinconces olvidados de Villa Tarsila, por muy oficina emperifollada de la Seguridad Social que ahora sea, por alguna de esas esquinas aun ando yo, esa niña que hace ya tanto deje de ser.

    ResponderEliminar
  11. cuantos recuerdos entrañables, la abuela Tarsila,gran señora y gran abuela persiguiendo a su hija Pepita para que no castigase a su nieto mayor, el que seguía a primero que se murió con solo 9 años, recordando a tia Emilia
    la persona mas generosa que yo he conocido, otra de los 4 hijos de RAMON Y TARSILA, que tanto lucharon para hacer una orquesta en casa: PEPITA, la mayor, la mujer de Gumersindo RICO, LUIS, el primogánito,artillero como su abuelo PEDRO que fue asesinado en el Parque del Oeste en 1936,Mario, Secretario General de la Standard Eléctrica y Emilia la pequeña.
    Pepita tocaba el piano, Emilia la mandolina y
    Luis y Mario la flauta y el violín.El hijo de
    Luis es genealogista y ha escrito un libro sobre el padre de TARSILA, la dueña de la casa, que fue un destacado liberal y que a pesar de ser noble de cuna, como consta en los papeles familiares, fue diputado liberal y no carlista.Pedro Villar tiene una calle en MADRID y un artillero heróico en el sitio de Bilbao

    ResponderEliminar
  12. cuando bajaba por las escaleras, que recibían luz a traves del gran ventanal, cuyos peldaños se teñían de rojo. Al pisar la alfombra, me inva
    día un extraño temblor, mitad miedo ,con soplo de
    misterio, parecia que los que me habaian precedido desfilaban ante mi y el terror me paralizaba cuando de noche bajaba al despacho del abuelo en busca del arca perdida

    ResponderEliminar
  13. He estado de vacaciones, por eso no he contestado. Gracias por las aportaciones al blog.

    ResponderEliminar
  14. recuerdo la matanza del cerdo que tenía lugar e
    las antiguas cocheras y el grito desgarrador de
    la pobre víctima que aún percibo en el oído del
    tiempo, luego los chorizos y las marcillas se ha
    cían en unos inmensos cacharros de bronce que hoy serían muy valiosos... Cuando éramos pequeños el antiguo cochero que vivía en las casas de de "la cochera" ejercía de jardinero en ese mágico jardín de las camelias, rodrodendos, palmeras y un haya centenaria...
    José, que así se llamaba el reciclado jardinero nos reñía si pisábamos algún "cuadro" que él cuidaba con esmero... pero siempre nos trataba de usted, aunque no hubiésemos pasado la frontera de la razón... los siete años, era un hombre sencillo pero educado y como cochero parece que había sido muy experto doblando coche y caballos al entrar casi al galope por la verja de la entrada que aún sigue... a pesar de las fechorias que la SS ha cometido...

    ResponderEliminar
  15. habia un magnolio impresionante, que servia de
    cuarto de lectura o bliblioteca para uno de los
    nietos, sus ramas anchas y fuertes cobijan y guardan aventuras y grandes saberes, ellas son
    reposo de inquietudes...Si hablasen los viejos
    troncos el eco se oiría en los confines de la
    cultura...Sentarse a leer en su regazo, una añoranza que aún pervive....

    ResponderEliminar
  16. La verdad es que me da mucha pena ver el estado del jardín. Aunque muy niño, aún recuerdo aquel prodigio de jardín y sobre todo su olor. Árboles magníficos, la calle cubierta... Recuerdo magnolios formidables, rododendros, cedros, la buganvilla... Aquel jardín siempre me pareció mágico e inmenso. A mis ojos de niño, le parecía un vergel enorme, exótico y misterioso. Ahora, ya no existe practicamente. Está tan...aséptico e impersonal, que me produce una gran pena cada vez que entro y lo veo. Del ascensor, mejor no hablo.
    Después de muchos años de veraneos entrañables en Luarca, hace algunos años retomé mis visitas estivales para que mis hijos la conocieran. Siempre, casi de forma automática, algunos de los paseos derivan hacia casa Guatemala. Se la enseño a mis hijos y les cuento su historia y la de la familia, aunque eso ya lo hace mil veces mejor su abuelo, el genealogista, como dice alguna de mis tías segundas en un "post" anterior. Mis hijos, aún pequeños, se sorprenden al pensar que villa Tarsila, tan elegante, tan magnífica, fuese la casa de sus tatarabuelos. Me ha hecho sonreir lo del Bugatti. Mi padre siempre hablaba de él...En fin, cuántos recuerdos, imágenes, aromas, vivencias de la infancia y de los veranos en Luarca. Me ha encantado encontrar este rinconcillo cibernético en el que algunos de mis primos y tíos han aparecido también, supongo que tecleando en el ordenador, buscando algo que tenemos en común pese a no vernos desde hace tantos años...

    ResponderEliminar
  17. la magia de losrecuerdos aparece y desaparece
    y ese cordón umbilical nos unirá siempre: casa
    Guatemala.... Gracias por todos los comentarios
    soy una de esas sombras del pasado que emerge de
    vez en cuando...

    ResponderEliminar
  18. la calle cubierta era mágica y la enorme haya
    parecía vigilar todo lo que pasaba en el rincòn
    donde estaba el sofá columpio y la tertulia
    de los mayores´....¡¡Cuantos recuerdos!!!!
    Los días en que hacía bueno comiamos en la mesa de hierro redonda... ¡¡¡Si el haya hablase!!! Aunque no se
    si todavía vive...¡¡¡Ella que era la superviviente del bosque de hayas que había antes de edificarse la casa en el XIX!!!!!

    ResponderEliminar
  19. Mi bisabuelo, Pedro Villar, era hermano de Tarsila, la dueña de la casa. Vivió en Filipinas varios años a finales del siglo XIX. Tras la Guerra del 98 volvió a España, a Galicia.

    ResponderEliminar
  20. nadie se anima a comentar las vivencias, claro
    que van quedando muy pocos ... Se murieron los
    hijos de los dueños de la casa, la mayoría de los nietos, salvo tres que están en estos lares........................................
    quedan biznietos que algo tendrían que contar...
    pero parece que no se animan........... animo.............

    ResponderEliminar
  21. Qué agradable encontrar una página donde se funden la nostalgia y la historia de tiempos que no volverán pero que se han quedado enredados en los rincones de esta maravillosa casa de indianos. Don Nicolás Zamora y Peñalver, parece que frecuentaba la casa (fue diputado en Cortes por Luarca). Dicen que murió sin descendencia, y por ello títulos y honores pasaron a una rama lejana. Su tía, la célebre Doña Leocadia de Zamora y Quesada, dama de corte de Isabel II y amiga de Eugenia de Montijo, se hizo monja y fundo las carmelitas de Oviedo, con el nombre de Sor Ana María Teresa de la Sagrada Familia.
    La verdad es que D. Nicolás – a pesar de lo que digan las enciclopedias - descendencia dejar dejó, pero ilegítima (en aquellos tiempos no existían las pruebas genéticas). Con todo parece que no se portó mal y fue un buen hombre. Hizo lo que pudo en una época que no he de juzgar con los parámetros de la actualidad. Me alegro conocer un poco más de su pequeña historia, que es un poco la mía, porque si otros/as llevan sus títulos, yo llevo su sangre. Enhorabuena por este rincón tan encantador que han creado.

    ResponderEliminar
  22. Dios mio, me he encontrado con esto, casi por casualidad y me ha transportado directo a mi niñez, como si se tratara de la pelicula (inversa) "regreso al pasado".
    Se me han saltado las lagrimas, cuantos recuerdos, yo veia a esos niños jugar con aquellos coches maravillosos desde la verja, era un niño de una familia muy humilde, no por eso menos importante.

    ResponderEliminar
  23. Según leo en su biografía, el dueño de la casa,
    Ramón, era hijo de José ROdriguez y Fernández del Campo, de Barcia, y de Eugenia Abello-Llano
    y Suarez Manrique,de la casa de Llendelabarca,
    tras cursar los primeros estudios, su padre, agricultor, lo envió a Oviedo para que siguiese
    en la Universidad la licenciatura de Derecho, al igual que lo estaban haciendo sus dos hermanos con relativo buen resultado. Como Ramón no tuvo éxito en el primer año de estudios en Oviedo su padre le reprendió muy duramente, poniéndole como ejemplo a sus hermanos...Pero si el genio del padre era vivo, más lo era el de Ramón, que al dia siguiente de la bronca, cogió el dinero que tenía y se marchó a Avilés, donde embarcó en el primer barco que partió para América...Llegó a La Habana y más tarde embarcó para Méjico y tras reunir algún dinero se marchó para Guatemala...Llegó a la jurisdicción guatemalteca de El Tumbador donde después de muchas vicisitudes y duro trabajo logró hacerse con una finca que llamó
    "LuarcaI", a la que siguieron dos haciendas más, Luarca II Y Luarca III, donde se producían grandes cantidades de café "caracolillo", una de las variedades aromáticas más apreciadas, que vendía a alto precio a comerciantes ingleses...De regreso a
    España se casó con Tarsila Villar, hija de Pedro Villar, artillero, liberal decidido, diputado y senador del Reino en 1872 y artícife de la defensa de Bilbao, donde gracias a la reparación de las baterias que hizo Pedro el general carlista Zumalacárregui no pudo tomar la plaza.

    El final de la aventura guatemalteca fue triste para don Ramón porque para evitar tener que volver frecuentemente a Guatemala, nombró a sus hermanos, que no habían destacado mucho en la abogacía, administradores de sus fincas en aquella nación.No fueron las cosas bien...Y en 1912 liquidó sus negocios y salvó lo que pudo...En septiembre de 1919 falleció en su casa de Luarca, VIlla Tarsila o casa Guatemala

    ResponderEliminar
  24. Cuantos recuerdos... el niño que quería volar y se tiró con el paraguas abierto a modo de paracaídas y no le pasó nada...La cacería de una
    rata que se metió en el sótano y no pudo sobrevivir... por la contribución, aniquilamiento, con palos fuimos condecorados... Ahora me parece horrible matar a
    un animal, sea el que sea, pero entonces...???????????????????

    ResponderEliminar
  25. Recuerdo los largos, larguísimos viajes en coche hasta llegar a Luarca (entonces la ruta de la plata, no era ni por asomo una autovía y se pasaba por todos y cada uno de los pueblos. Salíamos a las 6,30 de la mañana desde un pueblo cercano a Sevilla y llegábamos a las 12 de la noche a Luarca, y eso que mi Padre le pisaba al “Doge” prestado por un amigo para tamaña “envergadura de viaje”. Pero cuando llegábamos a la última curva de la carretera de arriba (después de pasar las 400 curvas anteriores de Oviedo a Luarca por la Espina, la antigua carretera claro) y se veía a la izquierda el techo de la “Casa Guatemala”, me decía a mi mismo por fin, hemos llegado. Aunque como decía mi Tío, a Luarca hay que entrar por el Faro. Y así lo hago y me lo obligo todos los años; salvo cuando, como este año, coincide mi llegada en el Rosario y está cortado el acceso al Puerto.
    De los recuerdos de casa Guatemala de aquellos veranos, en los que aprendí a montar en bici en la calle cubierta, en una bicicleta Orbea tres veces mas grande que yo, propiedad de mis primas, de las visitas por las mañanas o noches a la habitación de mi tía Emilia para recibir caramelos o galletas saladas. De los juegos en el Jardín, con las espadas que nos hacia Marino, el marinero retirado que cuidaba a mi tio-abuelo Luis, siempre en su silla con la mantita por las rodillas. Las cenas de Repollo y vaso de leche recién ordeñada y hervida. De bajar las escaleras por el pasamanos, o botando el culo por los escalones cuando Elena los había encerrado.
    Recuerdo a mis primas las tres Hijas del tío Gumi, rubias y guapísimas, el coche de mi tío, un Chevrolet Camaro descapotable, en el que alguna vez, no todas los que me hubiera gustado nos llevaba a la Playa de Otur, su favorita porque era todavía casi salvaje, con Roky su perro.
    Los juegos por la noche con la pandilla de los mayores a “Polis y Ladron”. Y nosotros al tren de la Bruja, donde una vez, en la calle cubierta, el Tío Luis nos dio un susto para seguir corriendo todavía hoy. Los circuitos en bicicleta con mi Primo y mi Hermano pequeño, las escaladas a todos los arboles, los pasos de una ventana a otro por los salientes de la fachada…(“pa habernos matao”), la famosa cabaña que un año conseguimos hacer “sisando” tablones de madera del aserradero cercano, los inútiles intentos de limpiar y llenar el estanque para tener una piscina como en Alcalá.
    Muchos buenos recuerdos, que hacen que todos los años subamos a Luarca por la ruta de la Plata; aunque el destino final ya no sea “Villa Tarsila”; casa Guatemala. Pero yo siempre que paso la última curva de la carretera de arriba, volviendo de Almuña o Barcia, miro a la izquierda veo el Techo de Casa Guatemala y pienso “….por fin hemos llegado”.
    También en la “Antigua ciudad de Guatemala” donde hace dos años, tuve el placer de pasear por sus preciosas y adoquinadas calles, pensé que por aquí debió pasar alguna vez mi bisabuelo, Ramon Rodriguez Villar, ya que en la época era la Capital de Guatemala.

    ResponderEliminar
  26. ¡Que bonitos recuerdos! La próxima vez que me acerque a Villa Guatemala no la veré como las oficinas de la Tesorería General de la Seguridad Social. Un saludo

    ResponderEliminar
  27. Que maravilla, poder leer las vivencias de los descendientes de esa familia. Girones de tiempo recobrado que quedaron en la memoria, porque recordar es volver a vivir.

    Soy una enamorada de las casas de Indianos, y tan solo hace doce días que estuve en Luarca viendo una vez mas esa preciosa casa.

    Ahora que he encontrado este blog, me daré una vuelta por él siempre que pueda.

    ResponderEliminar
  28. cuantos recuerdos, y la vida sigue, es maravilloso leer las vivencias de una casa que
    tenía tanta vida aunque ahora la SS le haya con-
    vertido en un mausoleo

    ResponderEliminar
  29. CUANDO LLEGABA EL VERANO, ERA LA HORA DE PARTIR
    PARA LUARCA, EN TREN O EN COCHE, TRES MESES DE
    VERANEO ¡que tiempos!...Y CUANDO ENTRABAS EN ASTURIAS NOTABAS QUE OLÍA DIFERENTE, Y EL CHASQUIDO DE LAS MADREÑAS SOBRE EL AGUA TE AVISABA QUE YA HABÍAS LLEGADO...LUEGO QUEDABAN
    LOS CIEN KILÓMETROS A LUARCA, QUE ERAN INTERMINABLES HASTA LLEGAR A LA ATALAYA; UN RITO - PERO LA PRIMERA VISITA ERA SIEMPRE PARA EL NAZARENO. MI PADRE ERA COFRADE DEVOTO Y SI HOY ES REAL HERMANDAD SE DEBE A ÉL. ALLI ESTÁ ENTERRADO MIRANDO AL MAR, EN ESE CEMENTERIO QUE VELA EL RAYO VERDE DE LA OTRA ORILLA... EN CASA GUATEMALA MURIÓ Y ESE VIAJE
    DE VUELTA A LUARCA FUE MUY DISTINTO...LLEGAMOS DE NOCHE Y LAS LUCES DEL MISERIOSO JARDÍN ILUMINABAN EL DÍA TRISTE DE SAN MATEO.... NO HUBO VISITA A LA ATALAYA, PERO SI JESÚS EN EL CORAZÓN LLENANDO MI DOLOR CON SU PRESENCIA. LA CASA ESTABA LLENA DE GENTE ACOMPAÑÁNDO A TODA LA FAMILIA, ERA VERANO, MEJOR DICHO EL PRIMER DÍA DE OTOÑO, 21 DE SEPTIEMBRE, FIN DE AQUELLOS VERANOS TAN LARGOS QUE YA NUNCA VOLVERÍAN A SER IGUALES...PARA MI SE MURIÓ PARTE DE VILLA TARSILA, LOS MEJORES RECUERDOS DE MI INFANCIA,
    CUANDO PAPÁ ESCRIBIÁ UNA PEQUEÑA OBRA DE TEATRO PARA QUE LA INTERPRETÁRAMOS TODOS LOS
    PRIMOS... MARISOL ESTABA GENIAL DE LA "SEÑÁ
    RITA", POR LO MENOS ES A LA QUE RECUERDO CON
    MAYOR NITIDEZ- ERA UNA PORTERA CASTIZA CON PELO EMPOLVADO... Y LAS BROMAS A MITELBRUN Y LOS VIAJES EN EL AVION VOISIN DESCAPOTABLE,LLEVANDO YO UNA CAPOTA CON CEREZAS QUE PROVOCABA ALARIDOS Y RISAS : "DIENTES DE BURRO, DASME UNA",ERA EL GRITO DE
    GUERRA, DIENTES QUE LUEGO SE ARREGLARON CON EL FAMOSO APARATO. EN FIN TODO ESTO ESTÁ EN EL BAÚL DE LOS RECUERDOS DE CASA GUATEMALA..
    UN BAÚL QUE PARA NOSOTROS SE CERRÓ EL DIA QUE SE VENDIÓ LA CASA... ESTOS SON LOS TRAPOS QUE QUEDARON FUERA PORQUE YA NO CABÍAN EN EL...

    ResponderEliminar
  30. se pueden contar muchas más historias, pero no
    creo que interesen...Lo dicho sirve para revivir
    una casa, unos recuerdos, que de esta manera no
    mueren, siguen vivos bajo las fotografías de VILLA TARSILA o Casa Guatemala, y ya es mucho decir...

    ResponderEliminar
  31. ¡Como no van a interesar! Todos vosotros habéis hecho de esta entrada una joya.No dejéis que quede en el olvido.

    ResponderEliminar
  32. estas historias interesan, y no por cotilleos, sino por volver a revivir con (perdonar la familiaridad)vosotros aquellos maravillosos años...se me ponen los pelos de punta, mi abuela era de luarca, la zapica, la llamaban, era de una familia muy humilde, al igual que mi madre, ahora ninguna de las dos estan,vivo muy cerca de luarca, siento un interes especial por la villa y por todo lo que alli acontece, pase veranos, fines de semana, san timoteo, rosarios,la blanca...y ahora que tengo un niño procuro inculcarle ese amor por la villa que su madre siente.
    me "presta" leeros recordar viejas historias de niñez en luarca,porq yo las mias tb las recuerdo, pero a mi manera...vivimos en epocas muy distintas en la villa,pero que mas da, es algo que nos une, no??eel sentirnos luarqueses....un saludo

    ResponderEliminar
  33. Me gustaria mucho saber si hay algun libro o fotos de esta propiedad por dentro y por fuera cuando la construyeron muchas gracias

    ResponderEliminar