miércoles, 25 de enero de 2012

234.- LA CASONA - SOMAO (PRAVIA)


Gabino Álvarez emigró a Caibarién (Cuba) llamado por su familiar José Menéndez-Viña, el de la casona del Noceu. Se dedicó al comercio de ultramarinos con el  que se enriqueció, adquiriendo una gran finca en Somao para construir su residencia de verano. El proyecto fue del arquitecto Francisco García Nava, finalizándose su construcción en 1.900. A la casa se le llamó La Casona por sus grandes dimensiones, en ella destacan en la fachada principal, la que da al Cantábrico, su gran escalinata y rodeando las otras tres fachadas la galería sobre columnillas de hierro fundido. A dicho arquitecto en 1.909 le encargó el proyecto de un panteón mausoleo en la misma finca, siendo una de las construcciones más emblemáticas de Somao. De estilo modernista es un notabilísimo exponente de la arquitectura funeraria asturiana. En su interior se pueden observar las vidrieras procedentes de los talleres de Maumejean. Aunque según Oviedo Enciclopedia Emilio Fernández Peña “…Recibe el nombramiento de arquitecto diocesano de Oviedo en noviembre de 1.907 y en 1.909 diseña el panteón de Gabino Álvarez de Somao…”.
D. Gabino se casó en primeras nupcias con una Menéndez con la que tuvo un hijo, Gabino Álvarez Menéndez. Su esposa había enfermado en Cuba de unas fiebres de las que no llegó a recuperarse y falleció estando ya en España. Tras su muerte D. Gabino se casó de nuevo con una prima suya Encarnación Valdés Álvarez (1.876 - 1.958), que a su vez era hermana de Herminia Valdés esposa de José Solís y dueños de El Marciel. Con su segunda esposa tuvo otros cuatro hijos más Alfonso, Eulalia, Rolindes y Nieves Álvarez Valdés. Además de La Casona tenían otra casa en Biarritz, Villa Covadonga, en la que pasaban temporadas. Su residencia habitual estaba en Madrid.
En Madrid y obra del mismo arquitecto, Francisco García Nava, existía el palacete de Encarnación Valdés (1.913- 1.916) en la esquina de las calles Marqués de Urquijo y Tutor que pudo ser de esta familia dadas las múltiples coincidencias. Dato este no confirmado.






















Fotos de los interiores en:


Palacete de Encarnación Valdés en Madrid








3 comentarios:

  1. Parece ser que se permitió hacer el panteón dentro de la finca por la amistad de dña. Encarnación con la alta curia de la región, ya que en aquel momento ya estaban prohibidos los enterramientos fuera de los cementerios, pero esta señora, además de muy creyente, era una generosa benefactora de obras de caridad y para la iglesia en particular.
    A mi de esta casa siempre me llamó la atención la cantidad de cristales de las galerias (por el tema de limpiarlos, aunque claro, en los tiempos de maricastaña lo que sobraba era servicio para hacerlo), y que la casa puede gustar o no, pero de todas las casas de indianos es de las más originales, creo yo, no conozco ninguna otra parecida. Y aparentemente está bastante bien conservada. Roberto, sigue siendo propiedad de la familia original?

    ResponderEliminar
  2. Mariam, Roberto, la casa sigue siendo de la familia, de un bisnieto de Gabino Álvarez. Yo le tengo un especial cariño a la casa, entre otras cosas por la amabilidad y simpatía de sus dueños, y porque la foto del salón es la portada del libro.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas Alejandro, soy Miriam García, estoy intentado contactar con Iñigo Sandoval para obtener información de la Casona de Somao y hacerle llegar unas fotos antiguas para ver si es posible identificar a alguien. ¿Sería posible que le hicieses llegar mi petición y mi correo electrónico?
    Miriam@vaexclusive.com
    Un saludo enorme.

    ResponderEliminar